No hay Evidencias que el Alcoholismo y los Trastornos de Alimentación compartan una Base Genética

En relación con el artículo aparecido en el periódico El Mundo el 21 de Agosto de 2013, con el título “EL ALCOHOLISMO Y LOS TRASTORNOS DE ALIMENTACIÓN COMPARTEN UNA BASE GENÉTICA” (Leer artículo de El Mundo), firmado por Ángeles López, he de hacer las siguientes consideraciones por no estar de acuerdo en lo que se dice en el mismo.

Alcoholismo

Alcoholismo

Anorexia

Anorexia

El artículo se basa en un estudio dirigido por la Dra. Melissa Munn-Chernoff de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en Sant Louis (EEUU) y publicado en la Revista Journal of Studies on Alcohol and Drugs. En dicho estudio se utilizaron 5.993 gemelos australianos, tanto monocigóticos como dicigóticos, y de ambos sexos. De la muestra objeto de estudio, un 25% de hombres y un 6% de mujeres habían sido en algún momento de su vida dependientes del alcohol, y en torno al 13 % de mujeres y casi el 11% de hombres (aunque estos últimos no fueron preguntados sobre la purga) habían tenido un trastorno por atracón y el 14% de las mismas habían utilizado dos o más sistemas de purgas en forma de vómitos o uso de laxantes.

El estudio pretende analizar si ciertas características se deben a los genes y/o al entorno, y concluye señalando que algunos de los genes que influyen en la dependencia del alcohol también influyen en los trastornos por atracón en hombres y mujeres, así como en las purgas, pero no deja claro cuáles son los genes involucrados en estas adicciones. Además, el estudio establece una escala de 0 (donde no se comparten los genes) a 1  (donde todos los genes se comparten) y una correlación estadísticamente significativa entre los Trastornos de Conducta Alimentaria y el Alcoholismo, dando importancia a que en la anamnesis se pregunte por ambas conductas para una mayor eficacia terapéutica.

En mi opinión, el estudio adolece de una falta de metodología más depurada, al menos semiológica y clínicamente, sobre una historia longitudinal de los pacientes sobre antecedentes personales psiquiátricos porque, por lo general, el consumo de alcohol u otros tóxicos suele aparecer después de que se haya instaurado el cuadro de Trastorno de Conducta Alimentaria (Anorexia, Bulimia, Atracones, etc.).

Los Trastornos de Conducta Alimentaria, en su curso, y más frecuentemente la Bulimia, pueden tener comorbilidades psiquiátricas, tales como depresión, ansiedad, trastornos de conducta, cleptomanías, consumo de tóxicos para paliar el hambre (cocaína, alcohol, etc.). La comorbilidad alcohólica, cuando aparece, lo suele hacer más en los hombres, y suele deberse más a una  conducta autodestructiva que se va  haciendo progresivamente adictiva.

Los Trastornos de Conducta Alimentaria emplean, en ocasiones, el consumo de tóxicos como cocaína, hachís, marihuana, alcohol, anfetaminas, etc., para paliar el hambre porque si bien se habla de anorexia desde el inicio, en esa primera fase nos encontraríamos ante una pseudoanorexia  (tienen hambre pero la controlan con el consumo de sustancias tóxicas).

En los Trastornos de Conducta Alimentaria es importante conocer los motivos iniciales que llevan a las personas a querer estar delgadas y todos los mecanismos “voluntarios” -al menos inicialmente- que emplean para perder peso o no ganarlo (manipulación alimentaria, selección, restricción, purga, ejercicio excesivo, etc.). Estos enfermos buscan la delgadez como forma de vida. Este patrón no acontece en los alcohólicos, sobre todo los que conllevan dependencia, que no tienen un patrón standard de por qué consumen alcohol y, desde luego, no beben para adelgazar, sino que la anorexia que suelen padecer es una consecuencia somática más, entre otras muchas (hepáticas, neurológicas, cardiacas, etc.) de su dolencia. Asimismo, la dipsomanía alcohólica tampoco tiene que ver con el descontrol bulímico.

Es posible que para muchos los Trastornos de Conducta Alimentaria sean un espectro, en uno de cuyos polos estaría la Anorexia Nerviosa más pura y en el otro la Bulimia y, entre ambas, nos encontraríamos ante cuadros mixtos. Puede que para otros sea la Bulimia una entidad independiente o pertenezca al grupo nosológico de Trastorno  del Control de Impulsos, o que ambas sean, en cierto modo, una “especial forma de adicción”. Y quizá para otros sea una patología dismórfica de la corporalidad, de los Ideales del  Yo, psicosomática-obsesivoide, etc…

En los grandes cuadros psiquiátricos los estudios sobre genes realizados hasta la actualidad no han dado prácticamente ningún fruto, salvo las estadísticas sobre morbilidad en los familiares de primer grado en los que las cifras de comorbilidad están por encima de los de la población en general. Por otra parte, la concordancia de estudios gemelares monocigóticos, que es algo determinante como marcador de rasgo en genética, también dan cifras desiguales e inferiores de las necesarias para darle rango de marcador de rasgo.

En la literatura sobre los Trastornos de Conducta Alimentaria desde luego no se citan la coincidencia de forma significativa entre los mismos  y el alcohol, y en todo caso, el uso de alcohol es posterior al inicio y ya establecido cuadro alimentario.

Sin ánimo de vanidad, a lo largo de mi trayectoria profesional he diagnosticado y realizado el seguimiento en una amplísima casuística de Trastornos de Conducta Alimentaria y, desde luego, no he visto cifras significativas ni correlación entre el alcoholismo y los Trastornos  de Conducta Alimentaria, tal y como se definen en el citado artículo.

La investigación debe seguir en estos gravísimos cuadros, pero sería conveniente que hubiera más integración entre investigadores y clínicos.

Dr. Alfonso Chinchilla Moreno. Médico Psiquiatra.

Presidente de la Sociedad de Psiquiatría de la Comunidad de Madrid

Comparte esta historia

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos requeridos están marcados *

Check Also

La Tecnología es un Producto Adictivo y Debe Ser regulado como Tal?

El 48% de los jóvenes que pasan más ...

Buscar

Categorías